Cagadas después del concierto de Metallica

11:03 Stanley Herrarte 3 Comentarios


La legión de integrantes de RockRepublik fueron severos con los medios de comunicación, en cuanto a su cobertura del concierto de Metallica en nuestro país.
Ellos tildan de mediocres, ignorantes y prejuiciosos a la gran mayoría de reporteros que escribieron sobre el toque.

Y lo peor del caso es que tienen razón.

Prensa Libre y elPeriódico se llevaron las mentadas de madre más gruesas, mientras que Nuestro Diario y AlDía se defienden un tanto.

Lo que más me gustó, es que Siglo 21 se llevó las palmas en el foro rokero.

Aquí les comparto el texto tomado de rockreplublik.net


En la mayoría de los medios masivos de Guatemala, no existen personas especializadas en temas de Rock. HAY EXCEPCIONES, por supuesto!!!
Esto es el resultado de los prejuicios y discriminación hacia el género, creo...
Es malo comparar, pero en medios de otros países se puede apreciar que quienes escriben las notas, o las graban para medios electrónicos, sí conocen lo que hablan! Y eso se debe, definitivamente, porque tienen la casaca Rockera bien puesta, además de ser muy profesionales!!

Un ejemplo chistoso: Hace como 2 años, algo así, se realizó un festival por parte de una empresa de telefonía, y durante la conferencia a la prensa, a alguien que no recuerdo, afortunadamente, se le ocurrió preguntarle a los Enanitos Verdes: "Por qué el nombre Enanitos Verdes?" A lo que todos los presentes respondieron con una bulla que causó pena ajena! El vocalista del grupo, le respondió que ese tipo de preguntas las venían respondiendo desde hace mucho tiempo, y que era fácil averiguarlo, por la internet.
Cito este ejemplo para respaldar mi opinión... Definitivamente, los medios de comunicación en nuestro país, sus reporteros, redactores, editores, etc (NO TODOS) NO están preparados para dar cobertura a eventos y/o cualquier cosa que tenga que ver con el Rock. Y eso se debe en gran parte, a que no existe una cultura musical en Guatemala, y MENOS, una cultura Rockera.

Quienes escuchamos rock NO somos pocos, eso está claro, pero lamentablemente, a los medios no les interesa saber nada de Rock! A menos, claro, que haya que cubrir una pauta comercial, y se tengan que fumar un reportaje o artículo de alguna banda, como pasó con Metallica.

Leí casi todos los comentarios, artículos y reportajes en los medios impresos, y con la mayoría quedé molesto. Este fue el único que rescaté: Escrito por: Carla Natareno, el lunes 08 marzo, en Siglo XXI

http://www.sigloxxi.com/vida.php?id=4150

Mike

3 comentarios:

Carla Natareno dijo...

Toñoñon, clan clan, clan plin plin plin. Es lo único que puedo decir, eso, y esperemos que la póxima vez los organizadores piensen bien a que medio le ofrecen las entrevistas exclusivas.

Eddy dijo...

Desde hace algún tiempo considero que la existencia de un sólido movimiento rockero da la pauta del estado cultural de un país. Ya te podés imaginar en qué situación nos encontramos, a milenios-luz de lo que ocurre en México, Argentina, Brasil y aún Cuba.

Con todo fue significativa la reacción del público conocedor ante los errores cometidos por elPeriódico en su nota de cobertura. Se manifestó la voz de un sector al que los "genios" de las secciones de mercadeo insisten en desestimar y que exige notas bien investigadas y mejor escritas.

A mí me gustaría que llegue el día en que ya no tenga que depender de la lectura de periódicos argentinos y españoles para encontrar entrevistas y artículos reveladores e interesantes acerca del rock en todas sus vertientes. Todavía recuerdo la cautela con que publicábamos notas acerca de los thrash attacks en Aula y las afirmaciones de potenciales anunciantes según las cuales "no estaban interesados en venderles a rockeros".

Andrea dijo...

Ahhh recuerdo los días en que me daba tanta pena ajena, que optaba por dejarle notas con los nombres de las bandas y las canciones correctas luego de los conciertos de rock a cierta reportera (hoy editora) que creía que Bohemia Suburbana y Mohenia eran la misma banda. Hasta hoy me sigue brincando el ojo nada más de pensar en las manos de quienes han quedado las redacciones culturales y de espectáculos, uno más fantoche que el otro (con contadísimas excepciones, claro).